Qué es NANO

Es posible que no haya oído hablar de Nano (XRB) con tanta frecuencia como ha oído hablar de Bitcoin (BTC). 

Sin embargo, con su tecnología DAG (Direct Acyclic Graph) asociada con su arquitectura "Block Lattice", puede ser una mejor alternativa a Bitcoin. El Nano, que no se puede extraer, se creó en 2014 con un código inspirado en el código y las debilidades de Bitcoin. 

Actualmente, hay 133,248,289 tokens en circulación. Y no te preocupes, no habrá más, porque ya se han distribuido todos los tokens.

Habiendo dicho eso, ¿cómo funciona XRB? ¿Cuánto vale y cuál es su potencial de disrupción?  Hacia el final indicaremos, para aquellos que quieran saber, dónde y cómo conseguir XRB.

¿Qué es NANO (XRB)?

El Nano es una criptomoneda desarrollada para permitir transacciones casi instantáneas, gratuitas e infinitamente escalables. A diferencia de Bitcoin, cuya arquitectura está diseñada para que un bloque contenga múltiples transacciones a la vez y el libro mayor tiene la forma de una sola lista, XRB usa un tipo particular de arquitectura conocida como "Block Lattice" (bloques trenzados).

Que es el proyecto nano criptodivisa

Con esta arquitectura, cada usuario tiene su propia blockchain y puede actualizarla independientemente de la red y sin temor a conflictos. Los montos de las transacciones no se guardan en la cadena de bloques. Esto solo registra los saldos de las cuentas, lo que permite pequeñas cadenas de bloques. Asimismo, para cada transacción, se crea un bloque y luego se agrega a la cadena de bloques, sin que las cadenas de bloques de otros usuarios se vean afectadas.

Para ayudarlo a comprender mejor todo esto, así es como funciona una transacción Nano.

El envío de XRB comienza con la adición de un bloque de envío. El usuario de la cuenta remitente solicita votos (firmas criptográficas agregadas) de los nodos representativos. Tan pronto como se envíen los votos, el bloque de envío se puede publicar en toda la red.

El destinatario de la transacción confirma a su vez enviando un bloque de recepción que solo se valida si los saldos de las cuentas involucradas en la transacción han sido sometidos a una orden de variación equivalente. A continuación, se confirma la transacción. En resumen, los bloques de envío y recepción funcionan en pares para cada transacción.

Ahora veamos dónde empezó todo.

Conoce la pequeña historia de NANO

Fue en diciembre de 2014 cuando el proyecto NANO comenzó tímidamente después de que su creador, Colin Lemahieu, se interesara por el funcionamiento y las debilidades de BTC. Lanzó la criptomoneda en 2017 con el nombre de " Raiblocks ". A diferencia de la mayoría de las criptomonedas, Raiblocks no se lanza con una ICO (Oferta Inicial de Monedas) sino poniendo en línea un grifo web protegido por un Captcha.

Durante el año, el creador de la criptomoneda decide dedicarse a tiempo completo a su proyecto. Por lo tanto, a Colin Lemahieu se le unen conocidos y nace el equipo del proyecto. Ese mismo año, la criptomoneda cruzó un toro que, en el espacio de unos meses, hizo que su precio se disparara a más de 34 dólares estadounidenses.

Poco después, el 31 de enero de 2018, la comunidad sintió que el nombre “Raiblocks” era más o menos difícil de pronunciar y podría no generar el compromiso deseado en torno al proyecto. "Raiblocks" se convierte en "Nano", pero sus objetivos no han cambiado.

¿Qué problemas planea resolver NANO?

Cada nueva criptomoneda es un intento de responder a los problemas que enfrentan las criptomonedas existentes. El propósito de crear el Nano es acelerar las transacciones, reducir los costos de transacción tanto como sea posible y lograr una cierta escalabilidad.

En última instancia, los creadores querían hacer criptomonedas, la primera y la mejor alternativa al dinero fiduciario. Y dado que Bitcoin es la criptomoneda más antigua, la crearon basándose en el código Bitcoin mejorado. Esta mejora se ha centrado principalmente en tres puntos específicos.

Consumo de electricidad

Si tiene experiencia avanzada en Bitcoin, es probable que se haya quejado de la cantidad de electricidad que requieren las transacciones.  

Según los líderes del proyecto Nano, las transacciones Nano son mucho menos energéticas que Bitcoin. Una transacción de Bitcoin consume tanta electricidad como 1,3 millones de transacciones Nano.

Este nivel de consumo eléctrico se ve favorecido por un lado por la “Prueba Delegada de Participación (DPoS)” que reduce la necesidad de recursos energéticos y por otro lado por el hecho de que el Nano no se obtiene mediante minería.

Tiempo de transacción

Las nano transacciones son más rápidas que las transacciones de Ripple, Ethereum, Litecoin y Bitcoin. Duran en promedio solo 2 segundos.

Esto se debe a que los algoritmos DAG (Direct Acyclic Graph) en los que operan las cadenas de bloques XRB solo necesitan verificar las estructuras de un solo bloque y el cumplimiento de los saldos de las dos cuentas involucradas en cada transacción.

Según los creadores, XRB tiene el potencial de soportar casi 10,000 transacciones por segundo. En cualquier caso, todavía no hemos llegado.

Tarifas de transacción

Con el Nano, la velocidad de las transacciones es tal que no hay tarifas de transacción. Este factor ha sido muy determinante en la adopción de la criptomoneda, ya que, sin comisiones de transacción, la criptomoneda ha demostrado ser muy conveniente para los micropagos. Y eso no es todo.

Su tecnología también permite abordar problemas relacionados con el tamaño del bloque, ya que solo los saldos de las cuentas se mantienen en blockchains. Por ejemplo, puedes conocer tu saldo gracias a un bloqueo universal. Es bastante simple y rápido.

El potencial disruptivo de NANO

No podemos decir absolutamente que la red de Nano no esté sujeta a ataques. Debido a que la red admite transacciones casi instantáneas, sería suficiente, por ejemplo, que un pirata informático ejecute un script allí para iniciar una gran cantidad de transacciones innecesarias entre varias cuentas. Los validadores y la red estarían sobrecargados con datos innecesarios, lo cual es una falla significativa.

A modo de ilustración, en febrero de 2018, el exchange de criptomonedas Bitgrail en el que se realizan las transacciones XRB fue víctima de un hack o, más exactamente, de una estafa de salida que vio a 15 millones de Nano volar de las billeteras. 

En ese momento, esta cantidad representaba el 10% de la oferta monetaria de Nano y equivalía a casi 106 millones de dólares estadounidenses.

La seguridad de la red se ha reforzado desde este episodio. Además, dado que el poder de voto de los nodos representativos es proporcional al saldo de la cuenta, los grandes titulares de Nano se aseguran de mantener la red sana para garantizar la seguridad de sus criptos.

Y en el caso de que un nodo representativo quiera intentar corromper la red, debe poseer al menos el 50% del volumen total de Nano, lo cual es casi imposible.

Claramente, la probabilidad de que un pirateo tenga éxito en la red hoy es muy baja.

¿Cómo comprar NANO?

Si ha leído hasta aquí, es posible que sienta curiosidad por saber cómo comprar XRB. Primero debe comenzar comprando Bitcoin o Ethereum, en Coinbase o en Kraken preferiblemente, para obtener más velocidad y más seguridad.

Después de la compra, transferirá su BTC o ETH a un intercambio que ofrece intercambios Nano. Lo ideal sería optar por intercambios como Binance, HitBTC o KuCoin. Primero deberá crear una cuenta en una de estas plataformas, y el resto está a solo un clic de distancia.

Dicho esto, tan pronto como tenga sus Nanos, también tendrá que pensar en almacenarlos en un lugar seguro. Solo tiene que elegir una billetera como Ledger Nano S. Es una billetera electrónica que funciona como una llave USB segura. Además, según sus necesidades, también puede buscar otras versiones de la billetera Nano, como la billetera de escritorio, la billetera web o la billetera móvil.

¿Qué recordar del NANO?

En resumen, el Nano es una criptomoneda desarrollada para permitir transacciones casi instantáneas, gratuitas e infinitamente escalables. Con una arquitectura diseñada para que cada dirección (usuario) tenga su propia cadena de bloques, la criptomoneda quiere abordar los problemas de lentitud y tarifas de transacción y alto consumo de electricidad notados con Bitcoin.

Por lo tanto, las transacciones XRB tardan un promedio de 2 segundos y no hay tarifas de transacción aplicables. Y si va a comprar XRB, deberá comprar Bitcoin o ETH y luego cambiarlos por Nano en Binance, HitBTC o KuCoin.

Dicho esto, incluso si se han logrado avances notables en el aspecto de seguridad, debe tenerse en cuenta que la red de Nano no está exenta de vulnerabilidades.   Por lo tanto, deberá seguir sus pasos para proteger sus XRB.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir